Artículos masonicos en tu domicilio - Tienda masones

Carrito de compra
Checkout Secure

Blog masonico - DISEÑANDO LUZ 3

Oct 13, 2017 1 comentario
Blog masonico - DISEÑANDO LUZ 3

Autor y Colaborador,  Q:. H:. Van Maldonado el 13 

Fraternidad

Recordar, recordar.. recordar que la FRATERNIDAD no es tema para filosofar, FRATERNIDAD no puede ser misión a cumplir, mucho menos objetivo que alcanzar… FRATERNIDAD es simplemente amor… FRATERNIDAD es una gran elección y afortunadamente una elección que tomamos cada día… Ejercer esa maravillosa elección.

Cerró los ojos para ver mejor el sendero que debía caminar; lo hacía con el sutil resplandor de una luz imaginaria, de una luz que no tenía… apenas rasgaba las sombras aquello que creía saber…

 

Pero cómo es que después de todo lo que le había tocado pasar para llegar ahí… ni siquiera era guiado por el saber, sino apenas por aquello que creía o pretendía entender?.

Y es que se puede ser tan ignorante como para que la única verdad que conozcas en realidad, no sea otra que la profunda infinita y pesada certidumbre de que todo, absolutamente todo aquello que se sabe, no es nada más que una presunción… nada más que el reflejo de un ego que no soporta el no saber.

Caminaba pues a tientas y a ciegas cada vez más seguro de aquello que desconocía y cada vez más inseguro de aquello que sabía… llevaba sus dudas en un viejo morral, que cada vez se hacía más pesado y voluminoso; cuando de esa manera extraña en que pasan las cosas que deben pasar; simplemente la vio…

Que perfecta perpendicular hacía desde el mismísimo sol en su zenit; a la maravillosa horizontalidad en la que posaba sus pies… la tierra… sus pasos… el camino con sus bemoles y sus vicios… lo humano, el horizonte tan lejano y a la vez tan buscado al que pretendemos llegar… si todo eso realmente era tan horizontal como él mismo cuando recostado pretendía soñar; y alzando su vista el inmenso y maravilloso cielo azul, con su carga de Dioses y querubines, siempre idealizado entre lo Divino y las virtudes, tan deliciosamente humanas como sus antagónicos terrenos… tan sublimemente vertical aquello que viene de Dioses.

Y si bien al levantar su mirada se enfrentaba a la divinidad de lo elevado… de lo superior, era tan recto el camino como aquel que le marcaba el mirar al horizonte de lo humano, de lo mundano… o al menos, así era desde el DEBER SER.

Y se miró en el medio… en el justo vértice, en el centro mismo entre lo Divino y lo mundano, por que como es arriba es abajo, porque a la final, el centro de lo Divino no es otro que él… si, él; él que es tan mundano como la vida misma pero que al creer, crea, pues que sería de Dios, si él no lo creara al creer en él; pues aún tengo la duda donde el gran Nieztche tenía sus certidumbres y no sé, si Dios creó al hombre o fue el hombre quien creó a Dios… pero en ese claro obscuro de la duda, él descubrió la rectitud de la escuadra… porque la sabiduría se alcanza sólo al tener el conocimiento de todo aquello que se desconoce y la humildad de admitirlo; “SOLO SÉ QUE NADA SÉ “ decía el gran Sócrates al alcanzar la iluminación de la sabiduría.

Y cuanto más absorto estaba en ese maravilloso claro obscuro que es la duda; esa duda salpicada de razón, que no tiene aún el valor de reclamar el derecho a llamarse verdad; se miró a si mismo buscando su verdad y vio la sombra de otros buscadores que hacían lo propio… y vio que cada uno buscaba la propia verdad… y cómo saber cuál era esa inequívoca y universal verdad… y cómo saber cuál era ese real y verdadero buscador… de repente, de esa manera extraña en que pasan las cosas que deben pasar; simplemente lo vio… miró un compás marcando los límites de su propia verdad… y justo cuando comenzaba a sentirse encerrado en los límites que le marcaba aquella herramienta, se dio cuenta, que de que cuanto más abría las patas del compás, también su entendimiento y comprensión crecían, y cuanto más lo cerraba, más se cerraba su visión para concentrarse en lo especifico… y entendió que aquello que limitaba también crecía con él… y el compás entró en él…

Pero cuando pensaba que había entendido, se vio a sí mismo como el centro del círculo que trazó… y vio a sus hermanos en la línea que trazó y por fin comprendió, que ese maravilloso compás al que dotó de su propia inteligencia, comprensión y límites, también le enseñó a él… y le enseñó que cada hermano es igual a aquel más amado y que su compromiso es con uno y con todos y su corazón se llenó de luz… y sus símbolos le susurraron al oído…

Y es que mis símbolos marcan quien soy, pero también me enseñan quién es mi hermano y aunque el símbolo siempre es el mismo, a cada uno le susurra su propio mensaje… porque si bien somos iguales, no somos los mismos, iguales en la diversidad para enriquecerse todos.

Y así encontró en una escuadra y un compás, sus primeras verdades… y así fue como ganó su primera batalla contra el ego y descubrió que a veces se sabe más cuando nada se sabe y aprendió a cerrar los ojos para ver mejor…

Decide ser feliz y sonríe, es gratis y contagioso, has de tu vida una maravillosa aventura diaria, digna de ser vivida y sé la mejor versión de ti que te sea posible.

NAMASTE, IN LAK ECH, SALAM ALEIKUM, SHALOM, o en el idioma que prefieras, TE AMO Y RESPETO.

Van… aprendiz eterno

Llegando al final este artículo, agradeciendo que hayan tomado su precioso tiempo en la lectura. Les recordamos nuestra  Tienda en línea dónde pueden adquirir artículos masónicos muy variados. No olviden suscribirse al Blog si todavía no lo han hecho, compartir en sus redes sociales y seguirnos en Twitter en:@MasonicoTemplo, o en Facebook

 

reloj masonico         anillo mason pulsera masonica

 

Noticias masonicas relacionadas


Publicación más antigua Publicación más reciente


1 comentario


  • Gracias por compartir tu conocimiento.
    Saludos fraternos.

    Susana López González en

Dejar un comentario


¡Agregado al carrito!