Artículos masonicos en tu domicilio - Tienda masones

Carrito de compra
Checkout Secure
🔺Diario Masonico | ¿Qué son los masones?

Diario Masonico | ¿Qué son los masones?

Hace unos días mi Querido y Respetado Venerable Maestro 🔺tuvo la mala idea de pedirme que escriba unas líneas sobre lo que es la Masonería; y digo que fue una mala idea porque lo que para mí es, dista mucho de aquello que los libros dicen de ella; pero trataré de esbozar algunos conceptos que permitan tal vez, entender con claridad qué es y qué no, esta antigua y noble institución que tantas ideas y curiosidad genera en el mundo.

Comenzaré citando la definición usada por mi querida hermana Michelle en uno de sus últimos trabajos; “La Masonería es una sociedad Filantrópica, filosófica y progresista que tiene por objetivo la exaltación y el perfeccionamiento de las más elevadas virtudes humanas y que acoge a hombres y mujeres libres y de buenas costumbres”.

Algunos tratadistas dicen de ella, que es una escuela de formación iniciática, esotérica, discreta, filantrópica y fraterna, que pretende construir hombres nuevos y mejores para que sean la base de una nueva y mejor sociedad.

Realmente los conceptos de lo que es, son muchos y muy variados; he escuchado ya no sé cuántas historias de conspiraciones en las que somos protagonistas de la instauración de un nuevo orden que pretende dominar al mundo; he oído de sacrificios humanos y hasta de Venerables Maestros extraterrestres… Más sin embargo cuando miro a mi Venerable Maestro, no encuentro otra cosa que un individuo muy humano… quizás más humano que la mayoría de hombres que conozco… Y es que lo que si es cierto es que en el tránsito de ese sendero que elegimos caminar como forma de vida, nos van haciendo cada vez más humanos.

Tan irremediablemente humanos como se puede ser cuando sientes a alguien que no lleva tu sangre como tu familia. Y quien sabe a lo mejor esa sea la verdadera respuesta. Quizás y sólo quizás la Masonería sea una FAMILIA.

Una grande y hermosa familia de personas que se aman, valoran, protegen y respetan. Que eligieron caminar en pos de ser la mejor versión de cada uno que les sea posible. Habiendo tantas y tantas definiciones de qué es la Masonería; prefiero contar una vieja historia, de como yo mismo descubrí que es, evidentemente para mi… la Masonería.

Hace muchos años, tal vez más de los que me gustaría recordar, y luego de asistir a una Tenida blanca y de haber solicitado mi ingreso a la Masonería; un maestro me preguntó…

¿Por qué quieres entrar a la Orden?

En aquel entonces y con esa mezcla de imprudencia, ganas de comerse el mundo y falta de modestia que suele encontrarse en los jóvenes, le respondí… “Quiero aprenderlo todo… Quiero merecer conocer los secretos que guarda la Orden”.

Mi maestro sonrió de buena gana y me dijo .¿..y sabes a qué se refieren estos secretos?... ¿Tienes idea de lo que hacemos aquí?…

Casi como lo haría un lorito repetí alguno de los conceptos que había leído; con más rapidez que reflexión.

Aquí hacemos magia me dijo; aquí practicamos la alquimia y al mismo tiempo tallamos piedras para construir catedrales.

Mis ojos se abrieron casi desorbitados, imaginando no sé cuántos miles de aventuras fantasiosas en las tierras del Rey Arturo y casi sintiéndome Merlín.

Pasaron meses y estos se convirtieron en años; estudié con igual avidez la gramática y la retórica como el secreto guardado tras los símbolos; traté de entender la geometría sagrada y también lo que los números tenían para decirme; miré con orgullo y admiración el legado de mis hermanos en cada rincón del planeta…tratar de entender que tenían en común Washington, Bolívar San Martín, Belgrano, Franklin, Napoleon, Buzz Aldrin, Mozart, Goethe, Voltaire, Bethoven, Fleming, Ruben Darío, Conan Doyle, Walt Disney, Puskin, Mark Twain, Oscar Wilde, Sarmiento, Da Vinci, Eloy Alfaro, Plaza, Eugenio Espejo y hasta Manuela Sáenz y es que de Libertadores a músicos, literatos, o inventores, hombres de paz y algunos que la espada empuñaron, hasta genios, filósofos y grandes benefactores, la historia de la Masonería siempre estuvo llena.

Fueron tantos grandes hombres y mujeres, que su nombre han escrito en la historia de la humanidad junto al termino MASÓN, y definir cuál fue más grande es tan difícil como entender a qué se refería mi maestro con que hacíamos magia, alquimia y tallábamos piedras para no sé qué catedral… Y es que tal vez los tiempos cambiaron y aquello que antes hacían los Masones ya no se hace más.

Porque revisando la historia encontré desde grandes libertadores a pensadores y filósofos, de médicos a pintores, muchos músicos y hasta escultores, algunos genios y muchos pensadores, encontré miembros de todos los gremios y todas las profesiones, gente de lo más diversa en todo sentido, desde en lo que hacen hasta en aquello que creen; los encontré católicos y también musulmanes, muchos cristianos y también los hay judíos, gnósticos, protestantes y hasta algún yogui.

Pero entre tanta variedad, de tan diversa especie; los magos escaseaban y de la alquimia mejor ni hablar; vi ingenieros y un sinfín de arquitectos pero no encontré ningún picapedrero y así derrotado y un tanto decepcionado, regrese a la presencia de mi maestro pues creí… me ha engañado.

Maestro le dije un tanto enfadado; de qué magia y qué alquimia has hablado, quién talla piedras aquí… si sólo he estudiado.

Mi maestro me miró con los ojos dulces de quien ya ha transitado el sendero que uno apenas vislumbra; me tomó del brazo y me pidió que camináramos; un rato en silencio como buscando las palabras… y por fin preguntó “Qué has estado haciendo durante estos meses?”

Qué extraña pregunta Maestro le dije; lo has visto ,he estudiado mil temas y no son meses; ya han pasado un par de años; he estudiado y estudiado, he leído y re leído sobre cuanto tema me han indicado tú y mis hermanos mayores; he escrito ensayos y hasta he memorizado; he entendido de virtudes y también las he cultivado; he servido a mi prójimo y también he disfrutado, de la vida con mis hermanos y sus familias; he reído mucho y a veces también he sentido el dolor en carne propia, cuando a ellos algo malo les ocurrió.

He compartido, vivido y también he aprendido, he hecho de todo he encontrado respuestas a preguntas que no había hecho y he acuñado preguntas cuyas respuestas aún busco; pero de magia nada.. He sabido, de alquimia tan sólo el vitriol y eso tan sólo como estudio del latín, y definitivamente nada se del arte de construir catedrales.

Mi maestro sonrió nuevamente al escuchar mi tan meditada respuesta… y esa sonrisa se transformó en risa y justo cuando me preparaba a quejarme por la burla de la que era objeto, con infinita dulzura me preguntó señalando a un grupo de hermanos “¿Quiénes son?

Mis hermanos respondí. ¿Qué los hace tus hermanos? Que los amo.

¿ Qué has venido a buscar? Volvió a preguntar.

Ser mejor respondí… ¿ Mejor que quién? Repreguntó… Que lo que fui ayer le dije.

¿Y dices que no has visto la magia y la alquimia? Me preguntó… lo miré con cara de asombro sin saber a qué se refería mi maestro; ¿Acaso no te parece mágico el que un hombre adulto ame a otros como su familia sin que los una un lazo de sangre?... ¿Acaso el secreto de la piedra filosofal que buscaban los alquimistas no es transformar el plomo en oro?… Y no es eso exactamente lo que pasa cuando la soberbia se transforma en humildad; eso hermano mío es lo que aquí hacemos… transformamos un corazón de plomo lleno de ambiciones, soberbia y orgullo en uno de oro, que sienta.Que entienda que el mayor crecimiento no se da por reunir más datos, guardar más conocimiento o incrementar sus títulos. Más grande es quien crece en amor… Pues ese… Tu corazón… Ese es el terreno donde construirás una enorme y maravillosa catedral. Sí,  una Catedral que sea digna de albergar la virtud y el amor.

Cuando te conocí, eras como una piedra de cantera; cada irregularidad e imperfección representaba tus defectos; la imprudencia y la falta de humildad, el egoísmo y la ambición… y poco a poco y día a día tal como lo hace un picapedrero; has ido tallando esa piedra quitando nudos e imperfecciones para convertirla en una piedra cúbica con la que se puede construir, me dijo.

Mucho tiempo ha pasado desde ese día en que mi maestro trató de mostrarme cuánto había cambiado y no sé ciertamente si lo he logrado. Realmente no sé cuánto he aprendido o cuántas respuestas obtuve; seguramente lo que sí sé, es cuantas nuevas preguntas me generé y sé que son muchísimas.

No creo haberme acercado siquiera a la práctica de las virtudes; pero si sé que cada día me esfuerzo por ser un mejor ser humano del que fui ayer, por ser menos indolente con el dolor ajeno, por ver en aquel que es diferente el rostro de mi amado hermano.

Hoy después de tantos años dejé de pensar en definiciones grandilocuentes de lo que es la Masonería, pues hoy sé que es mi FAMILIA y ya sé qué hacemos aquí… Hacemos magia; pero no de esa que pretende sacar conejos de chisteras o preparar brebajes, claro que no… Hacemos magia de la que te permite crear de la nada un mundo más humano, donde los valores primen y el amor sea la ley… Pues no existe magia mayor que el amor… ¿O acaso alguien conoce momento más mágico que la primera vez que miramos a nuestros hijos al nacer?.... y sí hacemos alquimia y transmutamos en amor y virtud lo que antes era egoísmo y ambición….

NO creo haber despejado las dudas de nadie sobre qué es la Masonería y creo que si preguntan a cada uno de mis hermanos; seguramente cada uno tendrá un concepto diferente y propio… Y es que la masonería no es un concepto definible o una filosofía a estudia.

La Masonería es un camino a transitar que se convierte en una forma de vida; pero es un camino personal.Una experiencia de vida, que seguramente nos acerca a lo humano, que nos enseña a ser tolerantes con aquel que piensa distinto, que nos hace amar a nuestros diferentes, pues amar a nuestros iguales es demasiado fácil.

Que nos lleva a entender que no estamos aquí para tener más, cuanto si para SER. No para ser mejor que otro, sino para ser mejor que aquel que soy hoy, y ojalá ser digno de pertenecer a una antigua institución a la que pertenecieron muchos de los más grandes hombres y mujeres de la historia, pues lo que tenían en común era la capacidad de ser… sí, de SER, DE SER HUMANOS Y NO TENER QUE PARECER…

Decide ser feliz y sonríe, es gratis y contagioso, convierte su vida en una maravillosa aventura diaria, digna de ser vivida y se la mejor versión de ti que te sea posible.

NAMASTE… IN LAK ECH… SALAM ALEIKUM… SHALOM, o en el idioma que prefieran TE AMO Y RESPETO.

Van… Aprendiz eterno.

Para los amantes de la lectura quiero comentarles que hemos recopilado mas de 1.000 libros de temática masonica, esotérica, y de otros contenidos. Esta Biblioteca la actualizamos de por vida, y la tendrás por un precio simbólico de $3 una sola vez.

Sólo click en la imagen de abajo para empezar el procedimiento de acceso.

Biblioteca Virtual Masonica

Llegando al final este artículo, agradeciendo que hayan tomado su precioso tiempo en la lectura. Les recordamos nuestra  Tienda en línea y que pueden adquirir artículos masónicos muy variados.No olviden suscribirse al Blog si todavía no lo han hecho, compartir en sus redes sociales y seguirnos en Twitter en:@MasonicoTemplo, o en Facebook

Reloj MasonicoPulsera Plata MasonicaRopa Masonica

Noticias masonicas relacionadas


Publicación más antigua


0 comentarios


Dejar un comentario


¡Agregado al carrito!