Artículos masonicos en tu domicilio - Tienda masones

Carrito de compra
Checkout Secure
Diario Masonico ==> El trabajo del Aprendiz Mason

El trabajo del Aprendiz Mason

Autor y Colaborador,  Q:. H:. Van Maldonado el 15 

Siendo un eterno y humilde aprendiz, caminaba y caminaba los senderos del conocimiento y la verdad; muchos años dedicados a estudiar y pulir la piedra bruta… muchos años dedicados a construirse y llegar a ser aquel que debía ser… Cada paso dado le daba la oportunidad de ver un nuevo matiz de la verdad, un nuevo rincón del mundo o una nueva línea de algún libro.

anillo masonico

Cada día se maravillaba de todo aquello que el Universo le mostraba; con avidez leía y releía cada texto que a sus manos llegaba y disfrutaba con singular placer de ver la luz; apreciar las formas y los colores, descubría en el claro obscuro de la noche y en los rayos plateados de luz de luna que rasgaban la obscuridad, la Magia; la Magia que todo lo explica a aquel que busca su luz… Es que sí… su vida era mágica; una mágica y maravillosa aventura, que discurría entre el aprendizaje y la fraternidad, entre la magia y el amor de aquellos a quienes llamaba hermanos.

El aprender se convirtió no en un afán del ego por poseer, sino en la simple consecuencia del ser; el aprendiz tuvo la fortuna de poder recorrer el mundo y mirar sus maravillas; compartió con sus hermanos en distintas latitudes; la proporción áurea fue la justa medida que diseñó su vida; siguiendo al VITRIOL descendió hasta su misma tumba para rectificar y aprender los secretos de la piedra oculta, la geometría fue la ciencia que lo hizo entender que de cuerpos y sólidos todo se forma; la aritmética le enseño a contar y contó miles de hermanos en una cadena, miró al cielo y entendió las estrellas, la astronomía lo acompañó por las noches, mientras la música le mostró la belleza; la lógica dio forma a sus ideas, la gramática las plasmó en papel para la posteridad… y la retórica, el arte del bien, decir fue su mejor herramienta… Poco a poco los símbolos se mostraron y en una infinita danza su vida acompañaron; de usos, costumbres y tradiciones su vida se nutrió; entre resbalones y caídas la escala subió, las virtudes cultivó y hasta alguna olvidó.

Sí… su vida fue mágica… Durante muchas noches, el hada verde trajo a su cuarto visitantes grandiosos; Dee, Eliphas, el buen mago JEFA, Crowley hasta Blavadsky y tantos otros, regresaron de la tumba y discutieron en animadas tertulias todo aquello que sólo a Maestros compete… el libro de los muertos dejó de ser literatura y en el culto a Isis los portales abrió.

De todo aprendió; la Magna Ciencia y el Arte Real… la Magia… la sublime Alquimia y hasta el secreto guardado en la antigua Herbolaria… Creció, aprendió y hasta en ocasiones enseñó… porque a veces se está seguro de saber y se pretende enseñar. Buscando y buscando… y de tanto buscar pudo hasta su dama escarlata encontrar.

Pero como no todo puede ser perfecto; o quizás porque siempre lo es… El aprendiz que tanto y tanto aprendió; un buen día y de repente, la vista perdió; en un infierno de obscuridad se encontró, el negro absoluto todo lo cubrió… sus ojos no alcanzaban a rasgar el velo de la profunda noche en la que se sumió… La desesperación hizo presa de él; era como si la falta de visión viniera acompañada de un frío que le calaba los huesos… el miedo pronto se convirtió en pavor; sintió que estaba solo; más solo de lo que estuvo jamás…
El aprendiz jamás imaginó que la falta de uno de sus sentidos nulitaría incluso aquello que pretendía saber; el mundo dejó de ser su hogar para transformarse en un cruento y tenebroso campo de batalla con cientos de enemigos al acecho… pero qué pasó?; cómo es posible que todo su mundo se terminara al dejar de ver?… Qué pasó con sus hermanos y toda la gente que hasta hace apenas unos días abarrotaba su vida?... Dónde están todos?... Su vista se llevó consigo la capacidad de escribir, la posibilidad de caminar a cualquier lugar… Se llevó todo… Cuan difícil era ahora visitar a alguien, desplazarse por la ciudad o mandar un simple mensaje…

Estaba solo… muy solo… las semanas pasaban y el aprendiz se sumía en su dolor en la decepción y la ira; sus días los pasaba sentado en el jardín sin hacer nada más que refunfuñar… Un día sus cavilaciones fueron interrumpidas por la suave voz de su maestro; una sonrisa cambió la mueca de descontento que normalmente tenía.

tienda masones

 

 

Querido hermano que gusto me da verte…

Esas palabras calaron en el aprendiz como un cuchillo caliente en mantequilla… sí… debe ser… daría cualquier cosa por verte o por ver lo que sea.

Acaso no ves?... No podía creer que su maestro viniera a visitarle sólo para burlarse de él.

Maestro por qué te burlas de mi si es evidente que estoy ciego…
No mi querido hermano, no es evidente, es más aún no creo que estés ciego.

Pero maestro… llevo semanas sin ver más que tinieblas; en su voz se podía notar la amargura y hasta la ira que le producía aquello que él consideraba una burla.

Querido hermano miras con los ojos; pero aunque tus ojos miraran ahora no podrías ver… en sólo unas semanas has olvidado todo aquello que aprendiste. Te pueden quitar el sentido de la vista, pero nada ni nadie puede impedir que veas dentro de ti… la luz no viene de fuera sino de dentro de ti.

Pero maestro esa luz no me sirve para caminar en esta obscuridad ni hace que no este solo y desamparado; la luz de mi interior o todo lo que aprendí no me prepara para este calvario.

En el rostro del maestro podía verse la profunda decepción que le provocaban las palabras del aprendiz… Recuerdas cuando fuiste iniciado?, con los ojos vendados fuiste guiado durante todo el tiempo, aprendiste a caminar sólo confiando en el hermano que te guiaba.

Maestro no entiendes que estoy solo; no hay hermanos junto a mí.

Acaso no aprendiste dónde se encuentran tus hermanos?... acaso no entendiste que a veces debemos cerrar los ojos para poder ver?... pero sobre todo mi querido hermano, acaso se puede estar solo cuando se está con uno mismo?, acaso no sabes dónde se encuentra la MAGIA?.

El aprendiz agachó la cabeza y en voz baja susurró… pero mis hermanos no están conmigo y sin ver ya no puedo aprender y menos hacer uso de la Magna Ciencia y el Arte Real.

El maestro puso su mano en el hombro de su aprendiz y con voz dulce le dijo “Tus hermanos siempre están junto a ti porque su lugar es tu corazón, el mismo lugar donde se guarda todo aquello que durante tanto tiempo has aprendido; pues es en tu corazón donde se construye a aquel que debes ser y es en tu corazón donde el amor genera la magia”; no permitas que la amargura de perder la vista haga que no puedas ver… recuerda que todo aquello que es trascendente se lo ve con el corazón.

El aprendiz sintió que un rayo de luz iluminó su espíritu y aunque sus ojos seguían en tinieblas comenzó a retomar su vida; con ayuda llamó a sus hermanos; regresó a sus trabajos y estudio y por fin entendió que se puede mirar y no ver… pero también se puede perder la vista y verlo todo con claridad… Y sin saber cómo, todo volvió a su corazón y a su mente; los recuerdos, las personas y el amor… Porque si… su vida era mágica… realmente mágica… tan mágica que eventualmente recupero la vista, su vida y la capacidad de ver… aún las cosas que no se ven con los ojos abiertos.

Decide ser feliz y sonríe, es gratis y contagioso, haz de tu vida una maravillosa aventura diaria, digna de ser vivida y sé la mejor versión de ti que te sea posible.

NAMASTE, IN LAK ECH, SALAM ALEIKUM, SHALOM, o en el idioma que prefieras, TE AMO Y RESPETO.

Van… aprendiz eterno

Autor y Colaborador,  Q:. H:. Van Maldonado el 13 

Llegando al final este artículo, agradeciendo su valioso tiemp en la lectura. Les recordamos nuestra  Tienda en línea y que pueden adquirir artículos masónicos muy variados.No olviden suscribirse al Blog si todavía no lo han hecho, compartir en sus redes sociales y seguirnos en Twitter en:@MasonicoTemplo, o en Facebook

anillo masonreloj masonicocollar masonico

 

Noticias masonicas relacionadas


Publicación más antigua Publicación más reciente


1 comentario


  • es un camino largo por recorrer muy amambles

    fernando rojas en

Dejar un comentario


¡Agregado al carrito!